Return to start

7 frases que te ayudarán a superar una ruptura amorosa

Cómo hacerle para superar una ruptura: Di estas frases en voz alta. Repítelas. Sana.

Parte de mi apenas puede recordar el dolor y agonía que sufrí durante mi peor ruptura, sólo que ahora mi mejor amiga y yo por fin podemos reírnos de nuestros mecanismos para superar el dolor y la tortura por la que nos hicimos pasar por culpa de chicos que ni siquiera se lo merecían.

Otra parte de mi recuerda cada mínimo detalle acerca de sentirse sola y llorar hasta quedarse dormido y, por supuesto, ese sentimiento fatalista de que iba a ser así... para siempre.

Escribí esta guía sobre cómo superar una ruptura hace algunos años.Pero tengan en mente que no existe un tiempo límite y que la cantidad de tiempo que necesitas para sentirte como antes varía de persona a persona (sí eres único y especial). Mientras que espero que mis consejos para sobrevivir una ruptura sean de ayuda, también quiero compartirles unos cuantos pensamientos que podrían ayudarles a mantener la cordura mientras se recuperan.

Si estás pasando por una ruptura, un mal momento o solo necesitas unas palabras de alivio, estás son siete frases que debes decirte una y otra vez:

1. “Me amo”

Cursi, lo sé, pero funciona, especialmente si lo crees. Para este momento, quizá ya lo sepas, soy la cursilería con patas. De acuerdo con Mastin Kipp de They Daily Love, amarse a sí mismo es importante “porque ultimadamente somos nosotros los responsables de nuestras acciones, elecciones y el resultados de ambas. No podemos darle a otra persona lo que no tenemos y, de la misma manera, no podemos obtener de otra persona lo que él o ella no posee”. No podría estar más de acuerdo. Si te amas a ti mismo, serás el dueños de tus sentimientos, no el idiota que te rompió el corazón con un mensaje de texto.

2. “Quiero ser feliz”

En serio, ¿quieres serlo? Esto parece una pregunta tonta, claro que quiero ser feliz ¿quién no? El problema es que, muchas de las veces, de hecho no quiero. Dejo que cosas sin importancia me frustren pues tengo muy poca paciencia y me molesto con las cosas más triviales. ¿Por qué? Es porque olvidó (o no quiero) ser feliz en ese momento. Quizás quiero estar molesto o triste, asi que tengo que recordarme que quiero ser feliz y entonces me fuerzo a sonreír, aunque no lo sienta, hasta que lo siento. A veces resulta que esa sonrisa falsa es mejor que no sonreir. Los investigadores de la Universidad de Kansas descubrieron hace poco que gesticular una sonrisa puede ayudar a disminuir el ritmo cardíaco de una persona después de pasar por una situación estresante.

3. “Que se joda”

No me gusta maldecir, especialmente desde que me uní al Club de los No Maldecidores por ahí del 2008, pero maldecir sí puede ser beneficioso para ti. De acuerdo con un estudio publicado en la revista NeuroReport encontró que “maldecir puede servir como una función importante para aliviar el dolor”. Dilo, susúrralo, grítalo, deja que salga todo. No sólo terminas calmando el dolor, también te afirmas a ti mismo que no serás la víctima.

4. “Siempre odié su tonto corte de cabello”

¿Recuerdas esa cosa tan molesta de él que siempre te molestó pero que nunca admitiste por que estabas totalmente enamorada? Bueno, es tiempo de sacar los trapitos sucios. Dile adiós a los ojitos de borrego y dite a ti mismo lo que realmente viste en él. Incluso si es algo tan pequeño como “Odiaba las uñas de sus pies”, acéptalo. Hacerlo te ayudará a darte cuenta de que tu ex no era tan fabuloso o perfecto como parecía y te ayudará a sanar más rápido. De hecho, un estudio sobre cognición y emociones encontró que aquellos que “indican fuertes sentimientos negativos acerca de su ex justo después de la ruptura tienen menos posibilidades de padecer depresión”.

5. “Estoy mejor sin él o ella porque…”

¡Rápido! Termina la frase. Para mi, era: ¡Estoy mejor sin él porque ahora puedo comer arándanos! En su tiempo, mi ex tenia una alergia terrible hacia esa fruta (que resulta ser una de mis favoritas). No me besaba o se me acercaba si había comido algo con sabor a arándanos así que, con el tiempo, deje de comerlos. La primera cosa que hice después de nuestra ruptura fue comer muchos arándanos. Obviamente, todavía me dolía el corazón, pero me permitía disfrutar de algo que no podía disfrutar cuando estábamos juntos. Y mientras que eso es algo pequeño, se sintió bastante bien. Y durante una ruptura, eso es por lo que debes luchar.

6. “Han pasado x días desde que terminamos y me siento…”

Aquí hay otra frase que debes completar. Puedes decir lo que quieras, sólo se sincero.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.