Return to start

Más que sólo tentáculos

Los pulpos no dejan de sorprendernos, ya he escrito algo de ellos anteriormente "La ciencia de los pulpos" y también de los calamares "¿cómo cambian de color los calamares?" en este espacio de QueBusca ya que son un grupo bastante amplio y que si bien tienen características bien definidas, sus capacidades y particularidades por lo menos a mi no me dejan de sorprender.

Cuerpo y características

Para empezar es interesante pensar que estos organismos están complejamente formados por más cerebro que cuerpo, una especie Octopus vulgaris puede contener al menos 500 millones de neuronas, comparados con las que tenemos nosotros los humanos no representa ni siquiera el 1 %, pero si tomamos en cuenta el tamaño y su estructura, en realidad no sabemos hasta dónde puede llegar la capacidad funcional de estas neuronas en todo el cuerpo del pulpo.

Memoria y reconocimiento 

El investigador Anderson del Acuario de Seattle y sus colaboradores utilizaron a una especie de pulpo, Enteroctopus dofleini para observar el patrón de comportamiento, indagando si los pulpos eran capaces de reconocer personas; lo que hicieron fue exponer a ocho pulpos en diferentes peceras y dos personas no relacionadas para llevar a cabo dos diferentes tareas, una los alimentaba y la otra frotaba al pulpo con un palillo. Se monitoreaba el patrón de comportamiento de cada pulpo considerando como cambiaba su pupila y el movimiento de sus tentáculos para ver si estos podían responder de distinta manera a las dos personas, lo que encontraron es que parece ser que los pulpos pueden reconocer humanos.

El reconocimiento de humanos es ya bastante complejo, ¿pero puede que sepan reconocer a sus congéneres?, por lo que Tricarico, un investigador de la Universidad de Florencia en Italia, y sus colaboradores pusieron a prueba otro tipo de pulpo, Octopus vulgaris para saber si era capaz de reconocer a sus semejantes y diferenciar entre uno del otro, lo que encontró fue que los pulpos tienen una capacidad de reconocimiento individual.

El reconocimiento visual, a nivel biológico representa una gran demanda funcional y operativa en cuanto al desarrollo motriz y de coordinación de órdenes. Gutnick de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel y sus colaboradores realizaron experimentos electrofisiológicos para entender como los pulpos pueden focalizarse visualmente en algo y luego mover sólo un tentáculo para localizarlo, encontrando que los pulpos pueden llevar a cabo localización periférica a través del control visual.

Puede que no suene nada interesante pero German Sumbre del Departamento de Neurobiología en Israel y sus colaboradores mencionan que mover cada tentáculo por el pulpo requiere de una gran complejidad neuronal ya que cada tentáculo se puede mover en cualquier dirección con muchos grados de libertad, lo que requiere que cada conexión con el cerebro se lleve a cabo en tiempos infinitamente rápidos. 

Binyamin Hochner, también de la Universidad Hebrea, y sus colaboradores mencionan que la estructura y división de la neuronas y ordenes en los pulpos está caracterizada en tres partes y niveles jerárquicos, dentro de las dos partes principales fuera del cerebro se encuentran los lóbulos ópticos con un 20% y el sistema nervioso de los tentáculos el 50%, repartidas las 500 neuronas de un pulpo, esto hace que muchas funciones sobre todo en los tentáculos sean independientes del cerebro, es como si tus brazos pudieran realizar tareas sin que tú las pensaras. La revisión hecha por estos investigadores muestra en resumen que muchas características morfológicas, de memoria y aprendizaje es parecida a funciones que llevan a cabo los vertebrados. 

Las recientes investigaciones en torno a los pulpos están avanzando continuamente, Shahar de la Universidad de Tel Aviv en Israel y sus colaboradores han encontrado no en los pulpos directamente sino en los calamares que estos pueden codificar la información genética para producir proteínas, esto puede ser usado para la adaptación de los cambios de temperatura en pulpos y otros organismos parecidos, lo que lleva a encontrar y entender como los organismos llamados de “sangre fría” se adaptan a los cambios de temperatura.

Mucha de esta información comparada con otros organismos como los perros y gatos u otros mamíferos puede que no se tan sorprendente, pero toma en cuenta que estamos hablando de un invertebrado, lo cual implica que el entendimiento sobre la complejidad y función de otros organismos no es clara del todo, así que no hay que subestimar cualquier especie de vida que existe en el planeta, ya que la información que podemos obtener nos ayudará a entendernos a nosotros mismos como especie y espero que los pulpos vuelvan a sorprenderte otra vez.

Jorge Sánchez

Comments have been closed for this article.