Return to start

Datos curiosos sobre los burros

El asno (mejor conocido como "burro") es un animal doméstico de la familia de los équidos (sí, es pariente de los nobles caballos) y aunque frecuentemente se les utiliza como animales de carga, y también algunas veces como monturas, hay más en estos hermosos animales de lo que te puedes imaginar. Acompáñame a conocer esta lista con datos curiosos sobre ellos:

  • Fue domesticado por primera vez hace más de 6,000 años en Etiopia y Somalia. Su inclusión en la fauna doméstica trajo grandes beneficios para el comercio y el transporte.
  • Son muy independientes, mucho más que los caballos en realidad, ya que suelen tomar decisiones basados en su propia seguridad.
  • Era la montura del dios griego del vino, Dioniso ("Baco" para los romanos). De hecho en la película “Fantasía”, de Disney, se le puede ver bailando al son de la música de los faunos, cargando sobre su lomo a un pesado y ebrio dios del vino.
  • Llegaron a la Gran Bretaña procedentes de Roma.
  • Un famoso personaje de la saga Shrek es un burro de enorme inteligencia y perspicacia (aunque también es sumamente molesto).
  • No son tercos, sino precavidos; cuando un burro siente que algo lo puede poner en peligro, se niega a hacerlo como un mecanismo de supervivencia (no sólo suya, sino también de su jinete o acompañante humano).
  • Sus grandes orejas les permiten mantenerse frescos. Además, con ellas pueden escuchar a otro miembro de su especie a grandes distancias, sobre todo si se encuentran en el desierto.
  • Cuando están en manada eligen siempre al más fuerte como líder, incluso siendo animales domésticos.
  • Cuando están en un rebaño se acicalan los unos a los otros, igual que los monos o los chimpancés.
  • Hablando de fuerza, un asno es más fuerte que un caballo de su mismo tamaño.
  • Un burro y una yegua pueden engendrar, pero la criatura resultante será estéril (y recibe el nombre de “mula”).
  • Son extremadamente longevos, llegando a vivir incluso más de 50 años.
  • Les desagrada la lluvia y, dado que su piel no es impermeable, pueden enfermarse gravemente si permanecen mucho tiempo en ambientes muy húmedos.
  • Se les nombra en multitud de relatos, historias, leyendas y canciones, ya sea como protagonistas o personajes secundarios (¿alguien recuerda al borriquito del villancico? ¿Les viene a la memoria el animal que montaba Jesús al entrar en Jerusalén? Así es, era un burro).
  • Su memoria es sencillamente prodigiosa; pueden recordar un lugar o a otro burro aun después de que hayan pasado 25 años.
  • Son utilizados como protectores de los rebaños dada su natural aversión a los canidos. Pueden proteger de los lobos a grandes grupos de ovejas, cabras o vacas.
  • No les gusta vivir solos, por lo que es preferible darles compañía. Curiosamente no les molesta si sus compañeros son un grupo de cabras.
  • Tienen un efecto especial en los caballos nerviosos, por alguna razón logran calmarlos. La curiosidad es algo natural en ellos.
  • Son tremendamente valientes, ni siquiera la proximidad con un león los hace huir. Se defienden dando coces y rebuznos.
  • La leche de burra contiene oligosacáridos y sustancias imnoestimulantes y es usada en la India para fortificar los organismos de los niños.
  • Es el protagonista del magnífico libro “Asinus, el burro guardián” de Thomas M. Coffey, donde protege a José y María durante su viaje a Belén. Al final del libro, se prenda del niño Jesús, al que promete “enseñarle a montar”.

El burro es un animal tan maravilloso que es incomprensible el desprecio que mostramos hacia ellos, usándolo como un término despectivo para referirnos a alguno de nuestros semejantes cuando creemos que es “tonto” o “inútil”, siendo que este bello équido no es ni lo uno ni lo otro, pues ha quedado demostrado más de una ocasión su valía e inteligencia.

Ahora que sabes lo genial que son los burros, ¿volverás a usar la palabra “burro” como un calificativo insultante?

Qué Busca

Comments have been closed for this article.