Return to start

Saliendo en familia

Cuando yo tenía como 11 años, mi mamá tuvo un accidente automovilístico y la mini van en la que iba manejando quedó destrozada, fue pérdida total. Mientras los del seguro arreglaban los trámites del auto, nos dieron temporalmente un sedan de cuatro puertas (en nuestra familia somos seis) y el otro carro que teníamos era el pick-up de mi papá. Después de un mes con el sedan, mis padres se dieron cuenta de que ya tenía mucho que no salíamos y hacíamos algo juntos, así que nos dijeron “esta noche vamos a ir a cenar juntos en familia.” Nos decidimos por comida china y terminamos un buen rato en el restaurante. En nuestro viaje de regreso a casa, la manera en la que nos acomodamos en el coche fue la siguiente: mi papá manejando, mi mamá de copiloto, mi hermano mayor (15 años) detrás del conductor, mi hermano más chico (7 años) en sus piernas, yo en medio y mi hermana (14 años) detrás de mi mamá.

En el camino, alguien dijo un chiste y mi hermano menor estaba carcajeándose. Se estaba riendo tanto que comenzó a toser y llegó al punto en el que ya no podía respirar y le empezó a dar un ataque de asma. Mientras usaba su inhalador, comenzó a hablar en pequeños suspiros: -Mamá… mamá… voy a… creo que voy a vomitar -

Mi papá reaccionó inmediatamente y dijo: -Hay una bolsa de basura debajo de tus pies. Úsala -

Como han de imaginarse, buscamos frenéticamente por todos lados pero no encontramos nada. Entonces, mi mamá agarró un vaso de plástico que tenía enfrente, tiró su contenido por la ventana y dijo: -¡Vomita aquí!- y se lo dio a mi hermano más grande.

Todo lo que ocurrió después de eso pasó como en 30 segundos: Mi hermano mayor tenía el vaso y mi hermanito estaba vomitando allí pero era tanto que el vaso se empezó a llenar y comenzó a tirarse todo encima de mi hermano mayor, quien estaba sentado súper tieso y completamente estoico. Comenzó a recargarse en mí, ahora él a punto de vomitar. Mi mamá, reaccionando rápidamente, dijo: -¡Dame el vaso!- Lo agarró y tiró todo por la ventana. Esta es la cosa: mi hermana había sacado su cabeza por la ventana porque le estaba asqueando el olor a vomito dentro del carro.

Nunca en la vida se me va a olvidar la cara de mi hermana cuando metió la cabeza y volteó a verme. Su cara era una mezcla de horror con disculpa, con la mitad cubierta del vómito de mi hermano. Tenía exactamente la mitad de su cara embarrada, se veía súper, súper asqueroso. No pasó ni medio segundo cuando sus ojos me dijeron: -Perdón por lo que está a punto de pasar-, y procedió a vomitar encima de nosotros dos. Naturalmente, ya que yo estaba cubierto de dos vómitos diferentes y acababa de ver una cara sacada de una película de terror, vomité instantáneamente sobre nosotros dos.

Mi hermano mayor sólo estaba ahí sentado, totalmente estoico. Mi mamá se estaba cagando tanto de risa por lo que había hecho que ahora ella estaba tosiendo sin parar. Mi papá estaba gritando: -¡¿Qué chingados está pasando ahí atrás?!- Estaba enojadísimo, lo cual sólo hacía que la situación diera más risa. Aun seguíamos lejos de nuestro destino, así que nos estacionamos y nos quitamos toda la ropa sucia. Mis hermanos y yo estábamos en bóxers y mi hermana estaba en calzones con la camisa de mi hermano mayor puesta (la única prenda “limpia” que quedaba en la parte trasera del coche).

Mi papá encendió el motor y dijo: -No puede ser-, a lo que mi mamá le pregunta: -¿Qué? ¿Qué pasa?- y mi papá le contesta: -Estamos a punto de quedarnos sin gasolina.

Ya que en ese momento estábamos en medio de la nada, había una gran posibilidad de que nos quedáramos varados en nuestro estado actual, lo que hizo que mi mamá se riera aún más por la ridiculez de todo. Sin embargo, sí conseguimos llegar hasta una gasolinera, donde nos ganamos bastantes miradas raras de desconocidos por ser niños semidesnudos en la parte trasera de un auto.

En fin, cuando llegamos a casa y todos se bajaron del auto, encontramos no sólo la bolsa de basura que dijo mi papá que había, sino que había una bolsa de basura debajo de los pies de todos. Un poco tarde...

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.