Return to start

¿Las películas nunca serán mejores que una obra de teatro?

Fui ayer al cine y aunque me emocionó mucho la historia, me quedé con la sensación de que me faltó algo. La respuesta interna que surgió de manera inmediata fue que la velocidad con la que se presenta el argumento ha sido acelerada en los últimos tiempos, pero no estaba del todo convencida. Hoy en la mañana, con más energía y disposición mental para reflexionar, me quedé pensando que quizá también hay otros elementos que se relacionan con esa falta de ‘algo’ después de ir al cine, e inevitablemente, llegué al dilema de siempre: ¿es mejor el teatro que el cine o viceversa?

No creo que en realidad haya una respuesta concreta, objetiva y absoluta para esa pregunta, pero creo que hay ciertas cosas que sí componen a ese ‘algo’ que me faltó ayer y que se encuentran en el teatro. Una de esas cosas tiene que ver con la tridimensionalidad y el plano espacial. Es verdad que ahora ya existe el cine en tercera y hasta en cuarta dimensión, pero no es lo mismo. Una cosa que también está relacionada con la espacialidad, pero que es más específica, es el sonido. Claramente recuerdo haber escuchado el leve golpeteo de los pies en un charco de agua en una obra de teatro, tan claro, nítido y vívido, pero no recuerdo la lluvia torrencial de la película de ayer.

Con esto no quiero afirmar que el teatro está por encima de cualquier película y mucho menos. Todavía recuerdo un día en que vi una obra con un argumento tan flojo que toda mi esperanza en las artes escénicas se vio apaleada y me vi orillada a quedar arrinconada en la esquina de la sala, metafóricamente por suerte. Si pienso en ese aspecto, quedo mucho más satisfecha con lo que vi ayer. Los argumentos en las películas, no siempre pero muchas veces, tienen un grado de complejidad muy grande. Más de una vez me he topado con múltiples lecturas a las historias presentadas y con un realismo que me asusta por la gravedad de los argumentos presentados.

Lo que sí quiero decir es que el cine no tiene ese elemento de contacto directo que el teatro sí y cuando se vale de ese recurso, el teatro puede arrasar con todos los efectos especiales e increíble producción detrás de una película taquillera y ganadora de los premios que sean. Pero ¿por qué es importante ese elemento que ofrece la interpretación en vivo y directo? Yo creo que tiene que ver con los orígenes del teatro.

Quienes hayan visto alguna vez el tema en la escuela, recordarán que el teatro actual tiene raíces en la tragedia clásica y que ésta tenía un propósito que en poco se relacionaba con el fin de entretenimiento actual del cine, las series de televisión o cualquier otro tipo de historia de corte mediático. La tragedia tenía dos géneros: la comedia y el drama. El drama se inclinaba por presentar historias tristes, que no podían evitarse ni cambiarse y que llevaban al espectador a un proceso de catarsis o desahogo emocional.

Lo que se dice poco es que la comedia cumplía con el mismo fin, sólo que llegaba por el camino opuesto y apelaba más al ridículo que al drama para hacer entrar al individuo en catarsis. Los argumentos en las películas actuales conservaron algo de esa catarsis al presentar historias con fenómenos tristes, pero al dejar de exagerar ciertos elementos y al desarrollar argumentos con un principio y un fin completamente dilucidados, limitaron así la intensidad emotiva del proceso catártico.

Corro el riesgo de ser tendenciosa y de estar influenciada por la última película que vi y el efecto que me produjo, pero creo que ese elemento de realidad, no realismo, que falta en el cine es suficientemente fuerte como para declarar que el cine nunca será igual que el teatro y que una película, por muy buena que sea, jamás va a poder superar a una gran obra de teatro.

De cualquier modo mi objetivo no es crear polémica, así que terminaré admitiendo que ha habido algunas películas que, pese a sus carencias, están tan bien logradas que lo único que les falta para compararse al buen teatro es ese elemento de contacto directo y vivacidad del teatro; y el teatro, por su parte, también me ha dejado ver que no sólo tiene buenas producciones, justo como cuando se va al cine a ver una pésima película.

¿Ustedes que opinan?

Elisa E.

Comments

jjdj     1 July 2017

Yo la verdad nunca he tenido oportunidad de ir al teatro D: Me gustaría pero la verdad siempre gana el cine porque es lo que todo mundo hace, creo que no conozco a nadie que vaya al teatro.