Return to start

Cómo volverse famoso

Desde que inició el mundo del espectáculo (allá en los albores del siglo pasado) con el surgimiento de las grandes industrias cinematográficas, el Star-system y posteriormente las grandes cadenas de televisión, un sueño particular se estableció como meta para una parte considerable de la población: volverse famoso.

En la televisión mexicana comerciales de Televisa dejaron claro años después que, a principios del nuevo siglo, “volver a salir en la tele” seguía siendo una de las añoranzas más altas de muchos mexicanos.  Shows de televisión nacional como “En familia con Chavelo” o “100 mexicanos dijeron” se convirtieron en un espacio televisado donde muchos imaginaron que su aparición significaría una oportunidad única para tener su dosis de fama por 5 minutos.

Con la llegada de Internet, el acceso a la fama efímera se ha puesto más al alcance de la sociedad civil. Sin embargo, en ocasiones la fama es algo que uno no busca y de todas maneras termina recibiendo. Por todo esto, a continuación te ofrecemos una lista de diferentes formas e ideas para volverte famoso, aun contra tu voluntad.

Hacer (y grabar) estupideces: Los videobloggers y la herencia de Jackass

Una vía que muchos siguieron para alcanzar la fama durante la primera década del Siglo XXI fue la de Jackass: grabar bromas pesadas, sketches, y en sí, un sinfín de estupideces entre amigos y después subirlos a la red o mandarlos a programas de televisión de ese estilo. Hoy en día a este tipo de personas que han adquirido su fama gracias a las redes (como YouTube) se les conoce como “videobloggers”.

Sin embargo, una diferencia notable entre el formato de Jackass y los videobloggers es que estos últimos abordan una multiplicidad de temas tan enorme como la oferta televisiva (tutoriales, sketches, monólogos, críticas, análisis, reseñas, desvaríos y demás productos de cualquier tema), así que si quieres volverte famoso, puedes empezar desde ya haciendo tu propio videblog, sin por ello tener que recurrir a ser víctima de bromas pesadas.

Ser quemado: convertirse en Lady o Lord

Una de las formas más comunes de volverse famoso hoy en día es la de ser exhibido en las redes sociales, al cometer un acto “indebido” o “inmoral” a ojos de la sociedad. En México ya hemos sido testigos de la aparición de múltiples “Ladys” y “Lords”, mexicanos que han incurrido en infidelidades (como “Lady Carolina”) o en abusos de autoridad (como “Lord diputado”) que, al ser videograbados por la cámara celular de algún presente, su conducta es exhibida de manera masiva en las redes sociales y visualizado por un público de millones en todo el país. Si bien esta manera de volverse famoso no es voluntaria, y en realidad resulta contraproducente, no deja de ser una retorcida vía hacia la fama.

Tener talento o habilidad

Una de las formas clásicas para volverse famoso y que todavía sigue vigente es la de tener talento. Independientemente de cuál sea este, las redes sociales también han contribuido a que sea más fácil descubrir los nuevos talentos distribuidos por todas las esquinas del mundo entero. Ya sea que seas virtuoso tocando el piano, que te conviertas en un actor de gran calibre y reputación, que seas un especialista en malabares, o incluso algo tan sencillo como que tengas una habilidad especial para cantar una canción popular de forma divertida y original, la fama te será más fácil de alcanzar.

YouNow y las redes sociales

Sin lugar a dudas —y como probablemente ya se habrá dado cuenta el lector—, las redes sociales son el espacio virtual donde la comunicación masiva vuelve héroes, villanos, y en sí, recubre de fama a los individuos de la sociedad contemporánea en un parpadeo. Dentro da la amplia gama de aplicaciones y redes que existen, YouNow se distingue por ser una aplicación social cuya dinámica consiste en transmitirte en vivo a un público desconocido de manera instantánea. Así, si consigues cierto número de seguidores, la misma red comienza a pagarte y darte mayores espacios para que te transmitas, e incluso te pueden llegar a vincular con empresas mediáticas de mayor tamaño, y ¡BOOM! Fama allá vamos. 

Dogo Filósofo