Return to start

¿Por qué son tan huraños los gatos?

El origen de todos los gatos que actualmente se distribuyen en el mundo, incluyendo a los domésticos, es de aproximadamente hace 10.8 millones de años antes A.C. con origen en el continente asiático. Con ello, el gato doméstico (cuyo nombre científico es Felis catus) ahora presente en nuestras casas, y que representa una agradable compañía, es el favorito de muchas personas. No sólo porque no necesitan tantos cuidados como otro tipos de mascotas, sino porque tienen ese aire misterioso que hace sentir que no ha sido domesticado completamente y su independencia e indiferencia de algunos de estos felinos puede estar marcada por su historia evolutiva.

Pero, ¿desde cuándo se domesticaron los gatos? ¿Qué diferencias hay con otras mascotas?

Carlos A. Driscolli, de la Universidad de Oxford, y sus colaboradores, realizaron un estudio genético que incluía a 979 individuos de gatos domésticos y sus progenitores salvajes, gatos salvajes que están más cercanamente relacionados con los domésticos y que provienen del este asiático, sureste de África y el desierto chino. Lo que encontraron es que cada grupo está representado por una subespecie, además de que probablemente los gatos fueron domesticados cerca del oeste asiático y que coincide con el ferviente desarrollo de villas agrícolas. Estos pudieron ser derivados en cinco linajes fundadores, que son cinco grupos característicos, los cuales se distribuyeron por toda la región y después fueron llevados a distintos puntos por los humanos.

Stephen J. O Brien, jefe del laboratorio de Diversidad Genómica en Estados Unidos, y su colaborador Warren E. Johnson, del mismo laboratorio, mencionan que los gatos fueron domesticados en varias ocasiones entre los 8,000 y 10,000 A.C. y se recalca que las características humanas de los primeros asentamientos agrícolas pueden haber propiciado su domesticación y variación.

Esta historia quizá te suene un poco conocida con otro animal domestico: los perros, aunque éstos fueron domesticados mucho tiempo más atrás que los gatos. Las implicaciones para entender la domesticación de las mascotas favoritas de los humanos va más allá del entendimiento histórico.

Michael J. Montague, de la Escuela de Medicina en la Universidad de Washington, y sus colaboradores, hicieron un estudio que comparaba la información genética obtenida de los gatos domésticos con otros tipos de felinos, gatos salvajes y otros mamíferos. Lo que encontraron fue que los procesos sensoriales controlados por la información genética que, a su vez, están dictaminados por la adaptación de la dieta carnívora, pueden afectar la visión y audición de algunos mamíferos, tomando en cuenta como responden y se adaptan al ambiente, también encontraron que los genes relacionados con el sentido olfativo han disminuido. Por lo tanto, concluyen que el proceso de domesticación ha alterado el genoma del gato salvaje y se ve reflejado ahora en los gatos domésticos.

Aunque los gatos son excelentes mascotas, también representan una de las amenazas más graves para la biodiversidad. Está documentado que un solo gato acabo con toda una especie de aves llamada Travesia lyalli en Nueva Zelanda. Por eso, las mascotas representan una gran responsabilidad y tenemos que hacer todo lo posible para protegerlas y proteger al ambiente: colocarles un cascabel con collar, esterilizarlos, vacunarlos y evitar que anden libres sin supervisión representa una obligación que debemos adquirir al adoptar o tener una mascota.

Actualmente, existen más de 600 millones de gatos domésticos alrededor del mundo y existen alrededor de 38 especies distribuidas en el planeta. Podemos decir que la domesticación del gato no ha sido completada aún, ya que se compone de varias especies que aún no logramos entender, más allá de las investigaciones que nos ayuden a descifrar y aclarar cómo es que establecemos los vínculos con distintos animales que hemos domesticado. Hoy en día, los gatos no sólo representan una compañía, son parte fundamental de nuestra historia y por ello tenemos una gran responsabilidad con ellos.

Jorge Sánchez

Comments have been closed for this article.